lunes, 30 de enero de 2012

El concepto de disenso en Jacques Ranciere


Un fragmento del libro El espectador emancipado del filósofo francés Jacques Ranciere que creo puede aportar algo de imaginación y concepto a los debates político-intelectuales que atraviesan últimamente nuestra actualidad argentina.

“Disenso significa una organización de lo sensible en la que no hay ni realidad oculta bajo las apariencias, ni régimen único de presentación y de interpretación de lo dado que se imponga como evidencia. Por eso, toda situación es susceptible de ser hendida en su interior, reconfigurada bajo otro régimen de percepción y de significación. Reconfigurar el paisaje de lo perceptible y de lo pensable es modificar el territorio de lo posible y la distribución de las capacidades y las incapacidades. El disenso pone nuevamente en juego, al mismo tiempo, la evidencia de lo que es percibido, pensable y factible, y la división de aquellos que son capaces de percibir, pensar y modificar las coordenadas del mundo común. En eso consiste el proceso de subjetivación política: en la acción de capacidades no contadas que vienen a escindir la unidad de lo dado y la evidencia de lo visible para diseñar una nueva topografía de lo posible. La inteligencia colectiva de la emancipación no es la comprensión de un proceso global de sujetamiento. Es la colectivización de las capacidades invertidas en esas escenas de disenso. Es la puesta en obra de la capacidad de cualquiera, atributo de las cualidades de los hombres sin cualidades. Son éstas, ya lo he dicho, hipótesis no razonables. Sin embargo, creo que hay más por buscar y más por encontrar hoy en la investigación de ese poder que en la interminable tarea de desenmascarar los fetiches o la interminable demostración de la omnipotencia de la bestia”

2 comentarios:

  1. Ranciere es uno de los intelectuales más interesantes que pude leer en el último tiempo. No hace falta que yo lo diga para confirmarlo. Particularmente me pareció muy provocativo su concepto de Policia-Política, al cual es asimilable a buena parte de nuestro proceso neoliberal-populista, por lo menos en sus aspectos más inclasificables o asimilables a la "política" tradicional.

    ResponderEliminar