Etiquetas

Sociología Cultura Michel Foucault Argentinidad Estudios Culturales Filosofia TELEVISION Television Studies Historia Social Argentina Critico Serial TV Historia Argentina Critica Television Bicentenario Argentina Politica Argentina UBA Series TV Cine Arte Seminario Foucault UBA UNR Identidad Cultural Literatura Gran Hermano (TV Show) historia cultural argentina Identidad Nacional Internet Redes Sociales Big Brother TV Gilles Deleuze Reality Show Películas Peronismo Gran Hermano 2011 Videovigilancia Ciencia Ficcion Tecnologia Biopolitica Convergencia digital Mediatizaciones Karl Marx Música Giorgio Agamben Pierre Bourdieu Pueblos Indigenas UNR Ciencias Sociales Kirchner Jacques Ranciere Taller de Tesis Salud Semiótica Surveillance Sociedad de control Twitter Democracia Mario Heler Alain Badiou Mundial 2014 sociologia Futbol Luis Garcia Fanlo Pintura Posgrado Sociology Apocalipsis Arquitecto de Laberintos Falklands Interstellar Islas Malvinas Panoptico Sexualidad Tanatopolítica Tango Telenovela Web Series cultural studies Buenos Aires Dexter (TV Series) Gilles Lipovetsky Gran Hermano 2012 Guy Debord Heterotopias Judith Butler Maestria en Estudios Culturales Maurizio Lazzarato Musica Musica Popular Neoliberalismo Transmedia Zombis medios Arlt Asesinos Seriales Avenida Brasil Beatriz Preciado Big Brother Bioy Casares Bullying Camino al Amor Canal Encuentro TV Daft Punk Deadpool Despiertos para ponerla Dulce Amor FM La Tribu Facebook Famatina Fantástico Fargo H+ Digital Series HBO Harun Farocki Historia Human Rights Jacques Lacan Jean Baudrillard LAVITS MARVEL MOOC Series TV Mapuche Marcos Gorban Marina Abramovic Messi Negro&White Nolan Partido Obrero Por la Tarde Publicidad Radio UBA Raymond Barre Rene Magritte Rosario SIBIOS Sociedad Tecnopolis Telefe Tesis The Walking Dead True Detective Uruguayez Vigilancia X Men Zygmunt Bauman acoso escolar comic documental escuela poder radio violencia simbolica

jueves, 23 de febrero de 2012

Television argentina y crisis de Gran Hermano 2012 (Argentina)


Hace casi cuatro meses que comenzó la emisión de una nueva edición del reality show Gran Hermano (GH7 o GH 2012 versión Argentina) que tiene como particularidad ser la más larga y a la vez la menos visionada desde que el ciclo comenzó en 2001. Bajos presupuestos, eterno retorno de lo mismo en cuanto a la propuesta estética, un casting compuesto por un grupo de muchachos y muchachas sin actitud, sin imaginación y sin concepto para jugar a Gran Hermano, renuncia en medio del ciclo de Jorge Rial –su gran conductor desde 2007-, continuos e incomprensibles cambios en las reglas del juego, clausura de las redes sociales y de toda interactividad con la audiencia (incluso sin público en los estudios los días de Galas), y por sobre todas las cosas una compulsión por parte del equipo de producción del programa para intervenir como juez y parte en todos y cada uno de los eventos interfiriendo en la fluidez del juego y en la espontaneidad de los participantes, son algunos de los motivos por los cuales hasta los fans más duros del reality le han dado la espalda.

Es cierto que en todo el mundo estamos viviendo la época del ocaso de los reality show estilo Big Brother y que solo son una sombra en pena de lo que eran hace una década atrás, pero para entender mejor el caso argentino hay que poner el programa en el contexto de la crisis general que atraviesa la televisión argentina que no solo es económica sino también de inadaptación a las profundas transformaciones que están sucediendo en el campo de la comunicación. La televisión argentina todavía no ha caído en cuenta de la convergencia digital / cultural entre los medios tradicionales e Internet, de modo que los programas que produce siguen siendo aquellos clásicos del broadcasting en los que la producción produce para sí misma porque entiende que los espectadores son pasivos, tontos, meros consumidores acríticos de cualquier cosa que se les ofrezca. Gran Hermano nació con Internet y fundó una televisión en la que la participación activa de la audiencia la convertía en el verdadero productor de interpretaciones y protagonista del formato. En el caso argentino volver a las fuentes, a lo clásico, sería –paradójicamente- hacerse actual, novedoso y atractivo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada