Etiquetas

Sociología Cultura Michel Foucault Argentinidad Estudios Culturales Filosofia Historia Social Argentina TV Historia Argentina Critica Television Bicentenario Argentina Politica Argentina UBA Cine Arte Seminario Foucault UBA UNR Identidad Cultural Gran Hermano (TV Show) Literatura historia cultural argentina Identidad Nacional Redes Sociales Big Brother TV Internet Reality Show Gilles Deleuze Películas Gran Hermano 2011 Peronismo Videovigilancia Ciencia Ficcion Convergencia digital Tecnologia Mediatizaciones Biopolitica Karl Marx Música Giorgio Agamben Pierre Bourdieu Series TV Pueblos Indigenas UNR Ciencias Sociales Jacques Ranciere Kirchner Taller de Tesis Salud Semiótica Surveillance Twitter Mario Heler Alain Badiou Critico Serial Democracia Mundial 2014 Sociedad de control sociologia Futbol Pintura Posgrado Sociology Arquitecto de Laberintos Falklands Islas Malvinas Panoptico Sexualidad Tango Telenovela Apocalipsis Buenos Aires Gilles Lipovetsky Gran Hermano 2012 Guy Debord Heterotopias Judith Butler Luis Garcia Fanlo Maestria en Estudios Culturales Maurizio Lazzarato Musica Musica Popular Transmedia Web Series medios Avenida Brasil Beatriz Preciado Big Brother Bioy Casares Bullying Camino al Amor Canal Encuentro TV Daft Punk Deadpool Despiertos para ponerla Dexter (TV Series) Dulce Amor FM La Tribu Facebook Famatina Fargo H+ Digital Series HBO Harun Farocki Historia Human Rights Interstellar Jacques Lacan Jean Baudrillard MARVEL MOOC Series TV Mapuche Marcos Gorban Marina Abramovic Messi Neoliberalismo Partido Obrero Por la Tarde Publicidad Radio UBA Rene Magritte Rosario SIBIOS Sociedad Tecnopolis Telefe Tesis True Detective Uruguayez X Men Zygmunt Bauman acoso escolar comic cultural studies documental escuela poder radio violencia simbolica

jueves, 15 de marzo de 2012

Descamisados


Eduardo Wilde 
Publicado en "Diario La República", Buenos Aires, 12 de abril de 1874

“Descamisados”

La prensa mitrista llama "descamisados" a todos los que no son partidarios de su ídolo. Esa prensa podrá reconocer la pobreza de los individuos que insulta, que son argentinos, que tienen derecho a participar de las conmociones de su patria y a concurrir para la formación de sus poderes. Pero si los individuos del pueblo que van a dar en tierra con el poder y con la influencia del caudillo y la aristocracia son descamisados, ¿quién les habrá robado la camisa? ¿Por qué, siendo argentinos, se encuentran desheredados en su propia Patria? Los que ahora nos insultan llamándonos descamisados, quizás viven en suntuosos palacios o en casas regaladas que se compran con el dinero que se cercenó a nuestro salario. Quizá los que después de habernos desnudado se ríen de nuestra desnudez, se visten lujosamente con el dinero que la Nación había destinado para que fuéramos bien alimentados en las campañas, y para que no entráramos hambrientos a las batallas, donde debíamos llenar los deberes del soldado para sostener la grande y ruinosa política. Quizás los que insultan a los pobres trabajadores del pueblos señalándoles su miseria, han conseguido conducirlos a ella, destruyéndoles su familia al arrebatar del hogar al que la mantenía; quizá el descamisado que recorre las pulperías consumiendo lo que gana en el día es conducido a la abyección y a la miseria por los que le hicieron abandonar a sus hijos y a .su esposa imponiéndoles la ración de hambre y desolación que quita todo los encantos de la vida.

Si los descamisados hablaran, cuántos opulentos nos señalarían que ostentan su lujo en cambio de la desnudez que procuraron. Los descamisados no son mitristas. Los mitristas tienen camisa, casa, alimentos y dinero. ¿Es acaso porque trabajan más o porque no tienen vicios?

No, ellos son también los descamisados de la víspera que el oro de los proveedores ha vestido. Ellos son los individuos del pueblo que gozan de un sueldo mensual salido ya sabemos de dónde y que se les paga por ser mitristas, por sostener a Mitre, por votar por él, por elevarlo, por servir a la empresa que quiere hacer de ‚él un presidente que sangre de nuevo al pueblo para convertir sus adeptos en millonarios. Ellos son también los descamisados de la víspera que tomarán una profesión lucrativa: la de ser mitristas. Si no se escondiera en cada uno de nuestros descamisados un tesoro de abnegación y de virtudes, ellos no sufrirían la vergüenza de oír insultar su miseria. Nuestros descamisados saben dónde se encuentran las camisas que harían bien a su cuerpo.

Preferimos nuestros descamisados que la abnegación arrastra, a sus compañeros de la víspera vestidos hoy gracias al oro de los empresarios de candidaturas. Los descamisados que no se procuran camisas a cambio de su conciencia, irán hoy a los atrios con su pecho descubierto a dar su voto por los electores que han de elegir un presidente que no haga guerras, que no haga surgir como nuevas industrias las proveedurías y que no persiga los derechos de las provincias. Nuestros descamisados expondrán hoy sus pechos descubiertos a las balas de los revólveres lujosos y a los filos de los puñales con que la plutocracia de Buenos Aires ha amado a sus afiliados. Esos descamisados que volvieron desnudos de los campos de batalla en que quedaron muchos de sus compañeros, enseñarán hoy a los insultadores y a su jefe indolente que están dispuestos mantener sus derechos y a conseguir que su voluntad soberana impere, porque son ellos, los descamisados, los miserables, a quienes queda como única fortuna su conciencia, los que forman el pueblo, la mayoría que arrastra una vida precaria en las ciudades, siendo siempre la primera en los sacrificios y en los gloriosos combates.

Recogemos el nombre o el apodo con que se pretende injuriar a los partidarios de nuestras ideas y nos lo apropiamos con orgullo. Somos los descamisados, no traficamos con nuestra conciencia, pero el sol que lucirá hoy no se ocultará en el horizonte sin presenciar nuestra victoria democrática, y los que pretenden insultar la miseria y la inquebrantable firmeza de los que no están con ellos, tendrán que estampar en sus periódicos esta consoladora noticia: ¡los descamisados han triunfado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada